Tipo de interés en operaciones vinculadas


Por Carmen Quiñonero.

El Tribunal Supremo, en su Sentencia de 4 de octubre de 2010, (número 5434/2010, Ponente Juan Gonzalo Martínez Mico) consideró que el tipo de interés legal fijado cada año por las Leyes de los Presupuestos del Estado no cumplían los requisitos de valor de mercado, entendido como aquél que sería acordado entre partes independientes en iguales condiciones, al que se debían valorar los préstamos entre entidades vinculadas.

Recoge el propio Tribunal: «en este sentido, ha sido criterio mantenido por la Jurisprudencia la necesidad de que se reúnan las siguientes premisas para la fijación de un precio de mercado:

1.- Hay que tomar como referencia el mismo mercado en términos geográficos.

2.- Las operaciones que se comparan han de referirse a una mercancía igual o similar.

3.- Las transacciones comparadas tienen que tener un volumen equivalente.

4.- El tramo en el que se realicen las operaciones comparadas ha de ser el mismo.

5.- Por último, las operaciones comparadas han de realizarse en el mismo periodo de tiempo.»

En su momento consideró que los promedios anuales del interés preferencial publicado por el Banco de España ofrecían «plenas condiciones de normalidad como interés de mercado.» y por lo tanto, «este Tribunal considera que el tipo preferencial aplicado responde a un criterio de prudencia valorativa que debe ser mantenido.»

Con la entrada en vigor de la  Circular 5/2012, por la que se elimina la obligatoriedad de publicar el tipo de interés preferencial, surge la duda de qué tipo de interés se considera adecuado para valorar este tipo de operaciones. Así lo refleja la Consulta Vinculante número V0877-15, pero que no queda resuelta puesto que el «Centro Directivo no es competente para determinar el tipo de interés que pudiera considerarse como valor de mercado. En todo caso, se trata de una cuestión de hecho que deberá ser probada por cualquier medio de prueba admitido en Derecho y cuya valoración corresponderá a los órganos competentes en materia de comprobación de la Administración tributaria.»

Así las cosas, debemos analizar el tipo de operación que se va a realizar, quién interviene en ella y cómo se valora en el mercado. Si por ejemplo se trata de un préstamo de la sociedad a uno de sus socios persona física residente, se podría tomar como valor de referencia el tipo de interés aplicado de nuevas operaciones entre Entidades de Crédito y residentes de la UEM. Estos valores se pueden consultar en la página del Instituto Nacional de Estadística, siendo aconsejable realizar algunas operaciones para analizar tales datos y establecer el valor idóneo. Se puede estudiar el valor máximo y mínimo desde 2003 (fecha en que comienzan a publicarse estos datos) o la media de los últimos doce meses.

En el mismo enlace, podemos consultar datos para operaciones entre entidades de crédito y entidades no financieras, atendiendo en todo caso al destino de la financiación.

No obstante, como ya advirtió la Consulta Vinculante antes mencionada, será la Administración Tributaria quien tenga la última palabra.

Anuncios

Acerca de Abogada Economista

Conoce tus obligaciones para poder defender tus derechos.
Esta entrada fue publicada en Derecho Tributario y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s